▷▷ 25+Versículos de la Biblia sobre la pérdida de un hijo - Pasajes Biblicos

Versículos de la Biblia sobre la pérdida de un hijo

hola, queridos amigos, bienvenidos a nuestro sitio web de Pasajes de la Biblia. Si está buscandoVersículos de la Biblia sobre la pérdida de un hijo entonces está en el lugar correcto. Hoy Veremos Que Dice La Biblia Sobre la pérdida de un hijo En RVA. Así que vayamos al versículo bíblico.

Salmos 30:11
Has tornado mi endecha en baile; Desataste mi saco, y ceñísteme de alegría.

Proverbios 3:5
Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no estribes en tu prudencia.

Isaías 61:3
A ordenar á Sión á los enlutados, para darles gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar del luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Nahúm 1:7
Bueno es Jehová para fortaleza en el día de la angustia; y conoce á los que en él confían.

Romanos 8:18
Porque tengo por cierto que lo que en este tiempo se padece, no es de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.

Salmos 46:1
Al Músico principal: de los hijos de Coré: Salmo sobre Alamoth. DIOS es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Lucas 18:17
De cierto os digo, que cualquiera que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

2 Corintios 5:21
Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

2 Corintios 5:8
Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor.

Salmos 46:10
Estad quietos, y conoced que yo soy Dios: Ensalzado he de ser entre las gentes, ensalzado seré en la tierra.

Isaías 41:10
No temas, que yo soy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Mateo 19:14
Y Jesús dijo: Dejad á los niños, y no les impidáis de venir á mí; porque de los tales es el reino de los cielos.

Romanos 14:8
Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ó que vivamos, ó que muramos, del Señor somos.

Apocalipsis 21:8
Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

1 Pedro 5:7
Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Romanos 6:23
Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Salmos 147:3
El sana á los quebrantados de corazón, Y liga sus heridas.

Salmos 23:4
Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo: Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Salmos 103:3
El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

Juan 14:27
La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Romanos 8:28
Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.

Mateo 5:4
Bienaventurados los que lloran: porque ellos recibirán consolación.

2 Corintios 1:5
Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

Salmos 34:18
Cercano está Jehová á los quebrantados de corazón; Y salvará á los contritos de espíritu.

Salmos 73:26
Mi carne y mi corazón desfallecen: Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.